¿Sabes lo que es un Pomsky? ¿Has oído hablar alguna vez de ella? Pues, para ir abriendo boca, te diremos que es una de las razas del siglo XXI y el futuro de unos perros en concreto. Así que, si quieres tener la raza del futuro, ya puedes ir pensando en un Pomsky.

Pero, ¿qué es un Pomsky? Bueno, lo primero que debes tener en cuenta (y que seguro que ya has pensado), es que hablamos de un cruce de razas. Se trata de una mezcla entre un Pomerania y un Husky.
Se caracteriza porque tiene un aspecto casi de cachorro que puede durar hasta la edad adulta.

Ahora bien, para muchos, no deja de ser un mestizo, porque en realidad es una combinación de razas. Y tampoco hay tantos ejemplares como para decir que constituyen una raza en sí misma. Pero tiempo al tiempo.

El Pomsky surgió de un cuidador estadounidense que decidió cruzar un Husky macho y un Pomerania hembra. Así, seleccionó ejemplares que tenía el aspecto del padre (eran como un Husky) pero, al mismo tiempo, tenían el tamaño de la madre (Pomerania). Y con ellos fue creando esta nueva raza que, ahora mismo, vende muchísimo.

En general, los Pomsky son perros que pueden llegar a pesar, de adultos, entre los 7 y 14 kilos. Su color no es fijo, puede ser blanco, azul, negro o marrón e incluso presentar manchas en distintos tonos. Eso sí, el manto del animal es muy denso por lo que, en lugares demasiado calurosos lo puede pasar mal el pobre.

Su comportamiento es muy juguetón. Son animales a los que les encanta jugar y son muy activos. Esto hace que necesiten que los dueños los saquen a menudo y que jueguen con él para quemar esa energía (sobre todo si no quieres que te destroce la casa o que haga trastadas). Además de eso, tiene una ternura muy característica y es lo que llama muchas veces la atención de la gente.

Convive bien con otros animales e incluso con otras personas. Ahora bien, con los niños hay que tener cuidado. Como hemos dicho, proviene de un Pomerania y, según los genes que posea, habrá problemas. Se dice que, si tiene más de un 75% de genética de Pomerania habrá más probabilidades de que desarrolle una agresividad con los más pequeños. De hecho, suele ser muy desconfiado y le darán miedo los niños.

Por supuesto, todo esto puede suplirse con una adecuada educación y es por ello que se suele recomendar el adiestramiento.

En cuanto a problemas de salud, el Pomsky suele tener: problemas en la visión y las articulaciones (uno por parte del Pomerania y el otro por parte del Husky). Sin embargo, tiene una esperanza de vida de unos 14 años.

Otro de los problemas de salud que se ha detectado es en el corazón. Tienen problemas cardiacos (del Pomerania) que hace que haya que controlarle y tener revisiones periódicas para evitar males mayores. Además, también hay que controlar la placa dental.

Ahora que sabes todo esto, ¿tendrías un Pomsky?