¿Te has dado cuenta que tu perro lleva un tiempo que se rasca de más? ¿Lo has bañado y ni siquiera así ha parado de rascarse? ¿Has probado a cambiar de champú para perros o le has lavado su cama y sigue igual? Pues quizá tenga un problema mayor: dermatitis.

La dermatitis en los perros se suele producir debido a una alergia que desarrolla el perro. Las alergias, como pasa con las personas, nacen casi de la noche a la mañana por lo que puede que tu mascota no fuera alérgica y, de pronto, lo sea. Por eso, cuando se produce un exceso de rascado, hay que vigilar por dónde pasa el perro o cuándo se rasca más.

En ocasiones, el problema puede venir por los lugares donde se saca de paseo o la propia cama del can, pero, otras veces, puede ser por un nuevo perfume, un gel para nosotros o algo similar.

Otra razón por la que se produce dermatitis es la propia alimentación. Aunque no lo creas, la alimentación puede no ser lo suficientemente nutritiva y eso provoca problemas en la piel. Un cambio de alimentación es lo mejor en estos casos.

En caso de que el animal tenga ya dermatitis, lo mejor es acudir al veterinario para saber el tratamiento a seguir. Eso sí, desde ya te decimos que es un problema que se puede solucionar fácilmente si se toma en serio el tratamiento y se le aplica todos los días. Eso sí, también se puede volver a reproducir.