Cuando tienes un conejo, sabes que, llegando el invierno, has de tener más cuidado con su salud para que no se enfermen. Pero, ¿qué pasa si se enferma? ¿A un conejo se le puede dar antibióticos?

Has de saber que los antibióticos están formados por sustancias que matan o bien impiden que crezcan bacterias que son sensibles a esa sustancia. Ahora bien, hay algunos antibióticos que pueden ser tóxicos para los conejos, igual que para algunos roedores.

Los conejos, como le ocurre a los roedores, tienen una flora intestinal formada por bacterias beneficiosas que los ayudan en la digestión. Esto les ayuda a digerir los alimentos, tanto los que pueden digerir por sí solos como los que necesitan una ayuda extra para hacerlo.

Y aquí es cuando viene el problema. Cuando se le dan antibióticos a los conejos, se corre el riesgo de que esas bacterias que son buenas para el animal, se deterioren, o se pierdan, provocando que no pueda digerir ciertas sustancias sufriendo con ello un desequilibrio de la flora, haciendo que se produzcan toxinas que provoquen diarreas e, incluso, la propia muerte del animal.

Es por eso que os recomendamos que, si tienes un conejo o un roedor y este se enferma, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al veterinario y que sea él o ella quien te recete la medicación adecuada para que se ponga bien.

Muchas veces también es necesaria una ayuda tras ese tratamiento para volver a recuperar al cien por cien la flora bacteriana que tenía antes.