Siempre hemos abogado porque se adopte en lugar de comprar. Pero cuando adoptas a un perro lo primero que debes saber es que también tienes que educarlo.
Los animales adoptados pueden llevar a su lomo muchas malas experiencias, y necesitan cariño y amor. Pero también adaptarse al nuevo hogar y educarlos de una forma diferente para que aprenda a compartir el espacio que le brindas.

Esto requiere de más paciencia porque es posible que haya hábitos que has de quitar, otros que debe aprender, etc. Y para ello, hay que estar ahí.

Por eso, debes llevar a rajatabla lo siguiente:
  • No le des de comer antes de comer tú. Eres el líder y, por tanto, ha de comer después de ti.
  • Juega con él pero tú siempre debes ganar porque los líderes ganan.
  • Cuando pases por una puerta, tú debes pasar antes, como líder, y él lo hará después.
Esto, que parece una tontería, en realidad no lo es. Hablamos de un perro adoptado que, si ve que siempre es el primero, al final considerará que es el líder de la familia y que puede hacer cualquier cosa que quiera, con lo cual cometerías un grave error.

Otros consejos que podemos darte son:
  • Sácalo a pasear con la correa siempre. Al principio el animal se puede sentir asustado por el nuevo entorno y es posible que se quiera escapar para volver a donde estaba. Por eso debes controlarlo.
  • Deja que explore poco a poco. No le tenses demasiado, es mejor que el animal vaya curioseando e investigando para que se relaje y conozca el entorno.
  • Intenta saber todo lo posible sobre su historia. Es bueno saber lo que hay detrás del animal para tratar de ayudarlo y que se sienta bien para vivir feliz a partir de ese momento.
  • Trata de darle un espacio para él solo. Una cosa es que seas el líder y otra que él no tenga un sitio en la casa donde pueda sentirse “rey de su rincón”. Esto también le ayudará a ver que forma parte de la familia y que al mismo tiempo se le respeta ese rincón que tiene.
  • Ten mucha paciencia. Este tipo de animales, sobre todo si han sufrido mucho, requieren de más tiempo para adaptarse a su nuevo hogar y a los miembros de la familia. Así que debes intentar darle tiempo.
  • En caso de que, pasado un tiempo, veas que el animal no está a gusto, tendrás que buscar la opinión de expertos que puedan ayudarte a solucionarlo.
Todo esto te ayudará a que se sienta mucho mejor y poco a poco coja la confianza que necesita para dar una segunda oportunidad a los humanos y vivir de la manera que debió hacerlo desde el principio de su vida. Además, ten en cuenta que el amor de los perros adoptados suele ser mayor porque ellos saben lo que es sufrir y que no lo quieran.