El Bombay es una de las razas felinas más llamativas, gracias a su elegante y bello aspecto. Negro, esbelto y de pelo suave y corto, este gato se asemeja a una pequeña pantera, aunque suele ser afectuoso y tranquilo. Proviene de Estados Unidos, se cree que del cruce entre un gato de pelo corto americano y el burmés cibelino. Te contamos más sobre el mismo.

La criadora norteamericana Nikki Horner es considerada la creadora de esta raza, pues durante los años 50 decidió que quería conseguir un gato lo más parecido posible a su personaje de ficción favorito, Bagheera, la famosa pantera de "El libro de la selva". Lo logró mediante numerosos cruces durante 20 años, hasta que la International Cat Association y la American Cat Fanciers Association finalmente reconoció la raza en 1970.

En cuanto a su carácter, suele ser cariñoso y sociable. A menudo acepta sin problemas la convivencia con diferentes personas y animales, y es muy dócil. Le encanta jugar, aunque no es demasiado activo. Lo más común es que presente un comportamiento calmado y algo perezoso. Además, con frecuencia posee un apetito voraz.

Se trata de un gato fuerte y longevo. Normalmente goza de buena salud y no requiere más cuidados que cualquier otra raza. Es más, su pelo se mantiene suave y brillante con tan sólo cepillarlo una o dos veces por semana. Asimismo, no tiende a padecer ninguna enfermedad específica.

Actualmente no es una raza fácil de conseguir, pues no se ven ejemplares puros con frecuencia; de hecho, se estima que existe un centenar de gatos Bombay en todo el mundo. Sin embargo, existe un sinfín de mestizos derivados del mismo, de igual aspecto o muy similares a él.