Seguro que si tienes un perro te suena bastante esta situación. Nos referimos a aquella en la que te pones a comer y tienes al perro al lado, sentado, y esperando que le eches algo de la mesa. Quizás sea un perro impaciente y al cabo de un rato empieza a ladrarte para que te acuerdes que está ahí. O quizás sea un perro un poco más ambicioso para conseguir lo que quiere y empiece a darte golpecitos en las piernas para que le des algo.

Ya sea un motivo u otro, los perros por norma general no deben de recibir comida de la mesa y menos comer al mismo tiempo que están comiendo los dueños. Esto simplemente es una forma de imponer su autoridad sobre el perro y de decirle que quien tiene que comer primero eres tú y que después comerá él por ser un subordinado o por ser el animal quien tiene que acostumbrarse a las órdenes de la persona que manda.

El problema viene cuando, a pesar de intentarlo todo, no consigues que el animal se esté quieto o deje de pedir en la mesa. De hecho, cuando tienes invitados, es posible que te sientas avergonzado por el comportamiento de tu mascota. Por eso hoy vamos a darte algunas ideas que puedes tener muy en cuenta para reeducar el comportamiento de tu perro.

Para ello debes tener en cuenta que, haga lo que haga, no debes darle comida cuando la pida alrededor de la mesa. Da igual que ladre, que llore, o que te dé con el hocico. Debes intentar ser indiferente ante lo que haga para que se dé cuenta que ese tipo de comportamiento no va a tener una reacción por tu parte, ya sea positiva o negativa.

También has de vigilar que las personas que se sienten en la mesa no le vayan a dar de comer al animal. Es posible que tú hayas decidido controlar el comportamiento, pero si tienes niños o si hay otra persona en la casa que, por lástima o porque siempre lo ha hecho, le da de comer, entonces no servirá de nada tu indiferencia ni ese intento de educarlo.

Procura darle de comer justo cuando os levantéis de la mesa. De esa manera, el perro se sentirá menos triste por no haber participado en la misma y al mismo tiempo entenderá que debe esperar a que coman los demás.

Ten en cuenta que, cuanto más tiempo haya pasado en la que el animal recibe comida de la mesa, más difícil será quitarle ese tipo de comportamiento y por ello tendrás que armarte de mucha paciencia para lograrlo. Aún así nada es imposible y todos los perros pueden llegar a entender lo que se les pide cuando una persona está en la mesa comiendo y lo que debe y no debe hacer.

En caso de que no consigas reeducar ese tipo de comportamiento quizás sea necesario acudir a un experto como son los adiestradores caninos que pueden ocuparse de este tipo de problemas.