¿Alguna vez has leído algo diferente de los animales? ¿Piensas que ya no te va a sorprender nada de lo que se diga de los animales? Pues hoy vamos a decirte que sí, que vas a descubrir algunos datos que harán que te quedes boquiabierto.

Y es que, en ocasiones, hay muchos datos que no sabías y que se van sabiendo poco a poco. Por ahora, nos quedan muchos por averiguar, pero lo que ahora traemos hará que te quedes helado/a. ¿Preparado/a?
  • Las hembras prefieren a los machos que saben hacer dos cosas a la vez. No en todas las razas, todo hay que decirlo, pero lo cierto es que se ha estudiado en varios animales. Un ejemplo que podemos darte es en el caso de los pájaros. Hay machos que son capaces de cantar para impresionar a la hembra pero, si además “bailan” al hacerlo, harán que las oportunidades sean mayores.
  • Las hembras pueden sentirse más atraídas si un macho se va detrás de otro macho. A través de un experimento con los peces Poecilia, se descubrió que, los machos que iban también a por otros machos eran más atrayentes para las hembras, incluso más que los machos hetero. Podríamos decir que las hembras se sienten más atraídas por machos “gais” que por machos hetero aunque suponemos que después se conformarán con los que sean.
  • Los machos que no tienen sexo se dan al alcohol. No, no te rías porque es cierto. Los machos que no tienen relaciones sexuales, beben alcohol. A través de una investigación en moscas, los machos que eran rechazados por las hembras se solían ir al alcohol antes que a otra comida que no estuviera bañada en alcohol mientras que los machos que sí tenían relaciones sexuales no iban a ese líquido. Esto llama mucho la atención por el comportamiento que tienen estos animales.
  • Las hembras quieren cortejos largos. ¿Quién ha dicho que los animales lo hacen rápido? Pues has de saber que esto no es así porque resulta que hay animales que prefieren las cosas despacito. ¿Y quienes? Pues por ejemplo un tipo de araña, las Argiope Keyserlingi, a las que le gustan los agasajos y que la veas como una reina, o una princesa. Además, es importante porque, según se comporte el macho, puede ser que la hembra se lo coma después de las relaciones o no. De hecho, si quiere mantenerse con vida, ha de hacer vibrar la telaraña de una forma muy lenta y cadenciosa. De lo contrario, es posible que no lo cuente.
Como ves, el mundo animal todavía tiene mucho por descubrirnos y hacer que nos quedemos con la boca abierta por todo lo que no sabemos. Eso sí, no podemos decir que todos los animales vayan a ser iguales ya que dependerá del entorno y de los propios animales en sí. Pero por lo menos, es algo nuevo que aprendemos.

¿Sabes tú alguna curiosidad más? ¿Te gustaría compartirla con nosotros? Seguro que habrá datos que no sepamos. ¡Y otros que podamos rebatirlos!