Hoy te vamos a hablar de una de las enfermedades que más preocupa a los amantes de los perros. Se trata de la enfermedad del moquillo y es una de las más contagiosas y también de las que tiene un alto nivel de mortalidad en perros muy jóvenes.

La enfermedad del moquillo no quiere decir que el animal tenga que morir puesto que hay algunos que llegan a sobrevivir. El problema estriba en que, aquellos que sí sobreviven, pueden llegar a tener graves secuelas nerviosas para el resto de su vida.

La vacunación es, hoy en día la única forma de prevenir esta enfermedad y ha de administrarse cuando todavía el perro es un cachorro. Pero, ¿ qué es la enfermedad del moquillo?

El nombre científico de la enfermedad del moquillo es Distemper Canino y se trata de una enfermedad que afecta a los sistemas gastrointestinales, al sistema nervioso, al sistema respiratorio y el sistema ocular. En algunos casos puede llegar a afectar a todo el organismo.

La enfermedad del moquillo también recibe el nombre de enfermedad de los 1000 síntomas debido a que puede afectar a todo el animal por completo. Además, hay que tener en cuenta que los perros pueden padecer el moquillo a cualquier edad aunque son los cachorros que no están vacunados y que tienen entre 6 y 18 semanas los que corren un mayor riesgo.

Ahora bien, ¿cómo se contagia un perro de la enfermedad del moquillo? Hemos de decir que el virus que provoca esta enfermedad se transmite a través del aire y teniendo en cuenta que los perros utilizan la comunicación olfativa para reconocer todo el entorno y también a sus compañeros los hace muy vulnerables ante esta enfermedad.

Cuando la enfermedad ya es inhalada suele pasar a las amígdalas palatinas y va hacia los ganglios bronquiales. De ahí llega al flujo sanguíneo y se reparte por todo el organismo. Esto suele ocurrir entre los 20-25 días después de ser infectado pero se pueden ver algunas señales a los 6 o 8 días.

Entre los síntomas del moquillo, que dependerá de la edad del perro, los más comunes suelen ser: diarrea, vómitos, fiebre, depresión, convulsiones, estornudos, secreciones oculares y nasales, etcétera.

Debemos decir que no hay ningún medicamento que haga desaparecer el moquillo y es muy necesario acudir de inmediato al veterinario para intentar salvar la vida del perro.

La prevención de la enfermedad del moquillo es por tanto muy necesaria y para ello se les vacuna a todos los cachorros a los 45 días de vida puesto que pueden combatir y eliminar mucho mejor esa enfermedad cuando ya tienen una vacuna puesta.

A modo de prevención también es recomendable que los perros estén en lugares donde se desinfecte habitualmente puesto que el moquillo es vulnerable a los desinfectantes comunes así como a los detergentes.

Ahora que sabes la importancia de esta enfermedad, no escatimes en la vacuna para tu perro. Su vida te lo agradecerá.