¿Te has preguntado alguna vez si el comportamiento de tu perro es normal? ¿Si lo que hace es algo que bien podría hacer porque esté nervioso o estresado? Hay momentos en que los perros hacen cosas extrañas que te llevan a replantearte si el animal no sufrirá alguna enfermedad. ¿Pueden tener los perros esquizofrenia?

Esquizofrenia en perros

Como sabes, hay muchas enfermedades humanas que también pueden padecer las los perros. Una de las más comunes suele ser la depresión o el propio estrés pero eso no quiere decir que no haya enfermedades más graves y peligrosas como es la esquizofrenia.

Según los propios científicos y expertos, los perros sí que pueden sufrir trastornos mentales como los humanos y, en este sentido, la esquizofrenia puede ser uno de ellos. Según el neurocirujano Phil Weinstein, “las estructuras cerebrales subyacentes involucradas en las respuestas ante muchas situaciones no son tan diferentes como puede parecer”.

La esquizofrenia en los perros afecta a su forma de pensar y se demuestra en la actitud que tiene. Por eso es muy importante observar a un perro constantemente para saber si realmente tiene comportamientos que se van fuera de lo común. Entre esos comportamientos podrían darse:
  • golpearse, bien la cabeza o bien cualquier otra parte del cuerpo con un objeto o con la pared sin venir a cuento.
  • estar agresivo. En este caso hay que tener en cuenta que nos encontramos con dos situaciones. Por un lado, te puedes encontrar con que el animal esté tranquilo y de repente empiece a gruñir o intente atacar a las personas que ya conoce. Por otro lado, puede ocurrir que cuando venga una visita o una persona extraña el perro pase de estar tranquilo a estar agresivo y en este caso no sería tanto esquizofrenia como sí miedo o nerviosismo a eso que no conoce.
  • ladra sin sentido. Ya sabes que un perro suele ladrar porque escucha un ruido, porque hay alguien cerca de casa o por motivos concretos que te avisan de algo. Sin embargo, si empieza a ladrar sin que haya una razón aparente entonces puede ser que tenga un problema.
  • busca peleas. Si no es un perro que suele pelearse con otros ni tampoco con los miembros de la familia, cuando ocurre esta situación de querer buscar pelea o enfrentarse a alguien nos está diciendo que hay algo que no va bien.
En este caso lo primero que habría que hacer es llevarlo al veterinario para que pueda realizar de unos exámenes a fin de saber si realmente tiene esquizofrenia o no. Desde ya te decimos que, en el caso de que el diagnóstico sea positivo, la única solución posible para ese animal es sacrificarlo.

Puede haber ocasiones en los que todos esos síntomas sean debido a otro tipo de enfermedades que tienen comportamientos similar. Estamos hablando del estrés, causado por cambio repetitivos en la rutina del animal; o bien la depresión por la pérdida de un familiar, por un divorcio, por la muerte de otro animal, etcétera.

En todo caso, lo mejor y más recomendable es acudir al veterinario.