En verano, muchas veces tomamos precauciones para nosotros con el objetivo de no pasar calor. Y en ocasiones lo que hacemos para estar fresquitos nosotros, a veces, no es lo mejor para nuestras mascotas.

Una de las acciones que hacemos cuando tenemos calor es poner un ventilador, o incluso el aire acondicionado. ¿Te has preguntado alguna vez si es lo mejor para tu mascota? ¿Realmente está bien que a tu mascota le dé el ventilador o el aire acondicionado?

Como sabes, los perros no tienen una piel igual que la de los humanos, es decir, no transpira, lo que significa que hay muchas más posibilidades de que el animal sufra golpes de calor o deshidratación. Si además eres de los que le corta el pelo en verano, estás provocando en él que no pueda protegerse de las altas temperaturas ni de los rayos ultravioletas del sol.

En el caso de los ventiladores y aire acondicionado, hay que estudiar cada caso. Hay algunos perros a los que no les molesta en absoluto que el aire esté o incluso le gustaría porque la habitación estará más fresquita. Sin embargo hay ocasiones en las que los perros rechazan ese tipo de objetos, bien porque le tienen miedo o bien por otros motivos.

Entre los consejos que podemos darte para que tu perro no lo pase mal en verano están:
  • No lo dejes en el coche. Muchas veces, porque vas al supermercado, porque vas a hacer un recado que te va a durar poco tiempo, o por otros motivos, te llevas a tu perro y lo dejas encerrado en el coche. Aunque le dejes unas ventanillas abiertas, el coche se convierte en un horno, más si lo dejas en el sol y podría llegar a morir si está demasiado tiempo. En estos casos siempre es mejor dejarlo en casa.
  • Controla la alimentación. Aunque pienses que tu perro no está gordito, en verano come mucho menos y si le ofreces una menor cantidad de alimentación es muy posible que empiece a adelgazar y que le ayude de alguna forma a paliar el calor que hay. Por supuesto, tampoco estamos diciendo que lo mates de hambre.
  • El aire acondicionado es bueno. De hecho los expertos recomiendan más el aire acondicionado que el propio ventilador y no es cierto que los perros se vayan a resfriar o que les dé el moquillo por utilizar el aire acondicionado.
  • Procura que beba agua. Es importante que se hidrate varias veces al día y para ello has de controlar las veces que bebe agua para descender la temperatura corporal. Si notas que el agua se le calienta demasiado rápido siempre puedes echarle unos cubitos de hielo con los que además podría jugar y refrescarse.
Recuerda que el animal, como tú, también tiene calor pero en ocasiones el ventilador no es la mejor opción por el miedo que puede tener al ruido o al movimiento que hacen las aspas. ¿Qué otras recomendaciones darías para que el calor no le afecte tanto a tu mascota?