Los animales también se ponen enfermos y hay que cuidarles y medicarles para que se pongan bien. Pero en ocasiones, los medicamentos que las personas podemos tomar, no son adecuados para las mascotas y puede ponerse en riesgo su vida.

En el caso de los antibióticos, tienen un problema y es que destruyen la flora intestinal del animal teniendo que aportarle probióticos para conseguir que se recupere al cien por cien. Pero, ¿y si te decimos que hay algunos antibióticos naturales que sirven muy bien para los animales? Pues sí, te hablamos de ellos.

Plata coloidal

La plata seguro que la conoces porque también es algo que usan con las personas. Fue utilizada hace 1200 años por los egipcios, romanos, griegos, marineros y americanos pero se perdió su uso, aunque muchos médicos han empezado a usarlo, sobre todo como antibiótico cuando te hacen alguna incisión pequeña ya que las partículas de plata destruyen los patógenos de todo tipo (negativos, por supuesto) y ayudan a que se sane antes.

Entre los usos que tiene están: combatir hongos, matar infecciones de virus y bacterias, aumentar el sistema inmunológico, reparar la piel, etc.

Aceite de orégano

En el caso del aceite de orégano, lo cierto es que ayudan, y mucho, a controlar las enfermedades porque mejora el sistema inmunológico como ningún otro antibiótico y con solo unas gotas varias veces al día (por ejemplo encima del alimento de tu mascota) estarás aportándole un extra de salud.

Este aceite es muy fácil de encontrar ahora mismo, ya sea en tiendas especializadas o en los supermercados y no tiene un precio demasiado elevado (además de que, al hablar de unas gotas al día, te durará bastante).

Miel de Manuka

No hablamos de la miel en general sino de la miel de Manuka, de Nueva Zelanda, una miel especial que se obtiene del árbol de manuka, también llamado árbol de té.

Esta miel es un antibiótico tópico lo que hace que la salud de tu mascota mejore mucho más rápido. Puede usarse para cortes, heridas, abscesos, para gastritis y problemas digestivos. También sirve como antihongos y antiviral e incluso puede ser efectivo contra la tos de las perreras o la tiña.

Se puede aplicar sobre las heridas o bien tomarlo aunque, si lo aplicas, tendrás que impedir que tu mascota se lo vaya a quitar (lamer o morder) para que haga su efecto.

Eso sí, debemos decirte que no es tan fácil de encontrar y que suele ser cara pero si no te importa, vas a tener en tu casa un elemento que no caduca y que además puede venir bien para mascotas y personas porque con ello mejorarás tu estado de salud.

Ahora lo que falta es que lo introduzcas en tu día a día y veas los beneficios con el paso del tiempo. Seguro que notas cambios en tus mascotas. Y en ti misma/o si lo usas. ¿Te animarías a utilizar a diario este tipo de antibióticos naturales con tus mascotas para que no se enfermen?