El calor ya se está acercando, aunque tengamos algunos días en los que baja la temperatura (y hace que nos resfriemos. Sin embargo, en el caso de los perros, el golpe de calor puede ser muy peligrosa porque afecta a sus órganos, daño cerebral, o la muerte.

Por eso, hoy vamos a hablarte de cómo proteger a tu perro en esas ocasiones. ¿Estás listo?

Lo primero que debes saber del golpe de calor son los síntomas que se producen. Un golpe de calor puede darse cuando la temperatura corporal del animal sobre pasa los 42 grados. Si tenemos en cuenta que un perro no puede sudar y que solo pueden jadear para conseguirlo, esto no es suficiente a temperaturas tan altas.

En general, la temperatura de un perro está entre 38-39 grados pero, más allá de eso, necesita ayuda para enfriarse cuanto antes. Así que, si notas que tu perro jadea demasiado, tiene las encías rojas, la saliva está pegajosa, tiene la lengua roja, se tambalea o su ritmo cardiaco está demasiado acelerado, prepárate para actuar con rapidez.

Un golpe de calor puede provocar muchos problemas, entre ellos: bajada de azúcar y sales, manchas de sangre en la piel, insuficiencia hepática, diarrea y vómitos, coma, shock, fallo multiorgánico, o la muerte.

¿Qué puedes hacer para evitarlo? Pues toma nota:
  • Si notas que la temperatura es alta y tu perro está fuera de casa procura regar las zonas de sombra para bajar la temperatura pero también darle un baño a tu mascota.
  • No lo saques en las horas de mayor calor. Es preferible sacarlo a primera hora o a última hora (para ello tendrás que ir adelantando o atrasando las salidas).
  • Usa prendas refrigerantes, sobre todo en las patas del animal, que mantendrán la temperatura del animal baja.
  • Dale agua fresca, cambiándola cada poco tiempo en el mismo día, sobre todo si se mantiene en una zona que puede calentarse fácilmente.
  • No dejes a tu perro en zonas de demasiado calor porque eso solo fomentará que pueda producirse un golpe de calor.
  • Ten a mano toallas que puedas humedecer rápidamente en caso de que tu mascota lo necesite o incluso sin necesitarlo, puede ser una forma de aliviar el calor echándosela por encima para que esté más fresco.
  • No hagas ejercicio con tu mascota en las horas en que la temperatura es más elevada. Igual que te hemos dicho que no lo saques de paseo, tampoco es adecuado ponerle un bozal porque puede impedir que jadee con lo que no regulará su temperatura.
En caso de que tu mascota sufra un golpe de calor, lo primero que has de hacer es intentar enfriarlo y llamar al veterinario de inmediato porque es preciso que le haga un chequeo para saber si tiene algún problema en su interior.

Así que ya sabes, si vives en un lugar donde suele hacer mucho calor, lo mejor es que estés preparado por si pasa algo. El conocimiento puede lograr que le salves la vida a tu mascota.